Tips para cuidar la salud dental en vacaciones

Todos sabemos que el cuidado de los dientes es una tarea diaria e importante. Sin embargo, cuando llegan las vacaciones, muchas personas -a veces sin una completa noción de sus consecuencias- descuidan la atención que merece la salud de su boca, ya sea por el cambio de hábitos en la alimentación o sencillamente las ganas de no seguir ninguna rutina durante el tiempo de ocio.

Aunque el descanso y la tranquilidad son siempre buenos consejeros para el cuerpo y la salud en general, un abandono marcado de los cuidados dentales u otros tratamientos puede hacer retroceder en pocos días una terapia de años. Esta opción no solo no es aconsejable si pensamos en el tiempo que se invierte en cualquier tratamiento de este estilo, sino también por cuestiones económicas. Basta realizar una búsqueda online como “ortodoncia precios” para percibir rápidamente que no es conveniente descuidar estos procedimientos.

Una forma de estar pendientes a estos posibles cambios es prever de antemano las circunstancias o aspectos de cualquier viaje, que pueden potencialmente alterar el ritmo del cuidado de la dentadura. Es recomendable pensar las diferentes actividades que se realizarán desde temprano, en el lugar en el que estamos descansando. Por ejemplo, en general, nos levantamos tarde y nos damos algún que otro gusto en el desayuno, aumentando la ingestión y las preferencias de comidas dulces, carbohidratos y otros alimentos ricos en harinas y azúcares, precisamente la clase de opciones que suelen ser enemigos de nuestros dientes.

Por supuesto, al incorporar mayor cantidad de estas sustancias, se vuelve aún más importante e imprescindible el cepillado de las piezas dentales; sin embargo, esta rutina de limpieza suele ser salteada en estas épocas de descanso, pues nos relajamos con respecto a nuestras rutinas, o bien porque no tenemos las comodidades para la higiene, ya que estamos en una excursión y lejos del lugar de alojamiento.

Contar con un kit de higiene completo para el viaje, que incluya un pequeño cepillo y una pasta dental es un consejo que debemos considerar antes de realizar un paseo. En el mismo sentido, es importante no olvidar el correcto aseo de los aparatos dentales. Asimismo, tal como nos recomienda la Dra. Alaya, conviene realizar una visita a un dentista profesional antes y luego de las vacaciones, para evitar y anticiparse a posibles inconvenientes, relacionados con el mantenimiento de los brackets y asegurar que se mantengan siempre en óptimas condiciones. La recomendación es llegar al lugar de vacaciones con los aparatos correctamente controlados y revisados, para evitar cualquier necesidad de ajuste o control durante el periodo de descanso.

Otra recomendación pertinente es evitar ingerir agua de piscinas, pues el cloro afecta notablemente al aspecto general de los dientes, volviendolos amarillos y provocando manchas innecesarias. Además por supuesto, del riesgo potencial de contraer un infección con hongos o bacterias.

Finalmente, la regla de oro es no dejar de usar los brackets, todos los días o con la regularidad recomendada por el profesional, pues la interrupción de un tratamiento puede en poco tiempo provocar importantes retrocesos en la terapia.