La medicina funcional, el nuevo gran motivador del turismo de salud

El turismo de salud, es decir, aquel impulsado fundamentalmente por razones de bienestar y belleza es un sector de la industria, que sigue en alza, a pesar de la situación económica adversa de la Argentina. En efecto, ni el aumento de la inflación, ni el precio del dólar, han logrado disminuir sus buenos resultados y perspectivas.

Más aún, en nuestro país, esta tendencia, lejos de estancarse, muestra signos alentadores y nuevas vertientes o verticales de servicios que aún tienen un margen de crecimiento importante. A la vez que surgen continuamente ofertas originales destinadas a los hombres y mujeres que optan por este tipo de paseos.

De acuerdo a una Encuesta reciente de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps, por sus siglas en inglés), nuestro país ocupa el séptimo lugar en cantidad de cirugìas estéticas. En 2018, se concretaron 680.960 procedimientos exitosos de este estilo. Los impactantes números ubican al país entre los primeros puestos en el mundo.

No sólo los procedimientos con fines meramente estéticos forman parte de las preferencias de este tipo de viajantes, sino también aquellos relacionados con la salud en general, como las intervenciones u operaciones programadas, los tratamientos odontológicos y otras terapias innovadoras.

Precisamente, la medicina funcional argentina es una de las áreas que se destaca en este sentido. Se trata de una clase de medicina alternativa, cuyo foco principal está puesto en descubrir y curar las dolencias o enfermedades, poniendo la atención fundamentalmente en sus causas más profundas y no sólo en el síntoma principal que se manifesta.

Bajo este paradigma, los factores medioambientales ocupan un rol esencial, ya que de acuerdo a esta visión holística, el plano físico de una persona está estrechamente ligado al mental y al espiritual, sin poder entenderse uno sin el otro. Por eso, factores como la polución, el ritmo frenético de las ciudades, el intenso tráfico y otras características típicas de la vida moderna, son elementos estresantes, que atentan contra la buena salud. Es aquí donde las propuestas turísticas vinculadas con la tranquilidad, lo sustentable, el cuidado del medio ambiente y la cercanía con la naturaleza, encuentran una oportunidad de negocios interesante para desarrollarse.

Incorporar este aspecto en una propuesta turística resulta una opción prometedora para quienes nos desempeñamos en esta industria. Ideas que hacen hincapié en el cuidado del medio ambiente, el reciclado de la basura y la comida saludable ganan terreno a la hora de ofrecer un servicio diferente. También, los viajes y caminatas por senderos naturales o el turismo de aventuras; se trata, en todos los casos, de actividades especialmente valoradas por quienes eligen un destino de viaje pensando sobre todo en su aporte a la tranquilidad y la vida sana.

En efecto, huir del estrés es el motivo principal que impulsa la elección de determinados destinos y lugares por sobre otros. Y es que, los beneficios directos de estas experiencias son ciertamente, recomendados por los profesionales de la medicina, ya que complementan terapias y tratamientos, al aportar tranquilidad fìsica y mental para los paciente. En la pàgina online de Integrative Health se puede encontrar más detalles sobre este tipo de enfoque integral, que incorpora diversos factores del entorno como recursos efectivos en el proceso de sanación.