El boom de las pequeñas tecnologías aplicadas al sector del turismo familiar

En esta entrada haremos referencia a las bondades y ventajas de la tecnología para nuestro sector, pero no en relación a grandes soluciones disruptivas, sino a aquellos pequeños artefactos que hacen la diferencia en épocas de crisis. Y sobre todo para las pequeñas o medianas empresas que se desarrollan en el sector.

 

Sin duda, la incorporación de grandes sistemas de vigilancia y control, alarmas de incendios o sistemas de TV, ofrecen una diferencia notable con respecto a la competencia y ventajas en todo el proceso de negocio. Este tipo de tecnologías, pequeñas y efectivas a la vez, atrae a los visitantes que la relacionan automáticamente con comodidades y rapidez en las distintas prestaciones.

 

En este sentido, existen todavía algunas alternativas más modestas y específicas, pero no por eso menos importantes o determinantes en el servicio, que también pueden ser un diferenciador importante con respecto a otras opciones en el mercado.

 

Por ejemplo, la incorporación de maquinaria para panadería y panificados, para poder brindar un desayuno único, fresco y de calidad a nuestros huéspedes o un software específico para nuestro hotel, que brinde una respuesta personalizada e íntegra en la estructura y organización del negocio, se trata de detalles que pueden colaborar fuertemente para lograr una identidad única.

 

Sumar equipos en la cocina para la preparación de alimentos, desayunos y comidas en general es una tendencia en el sector, ya que permite, en tiempos económicos difíciles, una forma de destacarse con respecto al resto de las ofertas, a través del branding y a construcción de marca.

Lograr esa diferencia a través de la propuesta culinaria es una excelente opción. En efecto, se trata de ofrecer sabores únicos, que den cuenta de nuestra marca, algo que puede comenzar con la contratación de un chef, quien lidere los esfuerzos, a través de su “toque personal” en los menús. Una idea que puede incorporarse es sin duda el original toque de branding aplicado a los olores. El marketing de perfumes es sin duda una apuesta interesante, que no necesariamente implica mayores inversiones.

Los olores más agradables, con respecto a la cocina, seguramente son aquellos que nos connotan fragancias a lo “hecho en casa”, como el que desprende un pan recién horneado, el café o incluso una mezcla de aromas, provocado por condimentos simples en una salsa.

 

Recibir a nuestros huéspedes al comenzar el día, con estas sensaciones, es una forma sin duda de atraer y agradar a los sentidos y provocar sentimientos agradables, que quedaron en la memoria y relacionarán a nuestro hotel o lugar de descanso con sus mejores recuerdos.

 

Estos pequeños detalles pueden lograrse invirtiendo en una maquina de cafe industrial, en una cortadora de discos de empanadas o una amasadora industrial, que permitirá distinguirnos a través de una clase de alimento o menú especial, que esté alineado con nuestra identidad de marca.

 

Recordar a un lugar por el olor de su café o el sabor y calidad de las empanadas o las pastas que allí se sirvieron son rasgos pequeños, pero que pueden resultar importantes en el registro de nuestros clientes y una razón -a veces inconsciente- que hace que nos recomienden a amigos, colegas y familiares.