Cómo queremos que sea nuestro hotel ideal

No necesitamos decoración en exceso ni lujo en cada rincón de un hotel para que sea el lugar perfecto para disfrutar de nuestras vacaciones o una escapada corta de fin de semana. Por el contrario, el hotel ideal tiene que ofrecer a sus huéspedes ciertas características básicas en que vamos a poder descansar y disfrutar de cada una de las atracciones del lugar que visitamos.

Factores que influyen en nuestra elección

Los siguientes factores son indispensables en un hotel de cualquier categoría, sin importar el tipo de estadía (larga o corta) o el tipo de huésped (con niños, viaje de negocios, con mascotas, etc.).

Limpieza: Nadie quiere alojarse en un hotel sucio, con sábanas y toallas arrugas y con olor a humedad, en donde es necesario lavar los vasos antes de usarlos cuando se quiere tomar agua en la habitación o el restaurante. Por ese motivo la limpieza es tan significativa, sin importar la categoría del hotel. Hoy en día existen empresas especializadas en limpiar hoteles y otras que dan servicios para el lavado de los textiles como El Lucero, un lavadero con tecnología de última generación en donde se realiza el lavado sanitario para textiles de hoteles y otro tipo de instituciones.

Pequeños y grandes detalles: Los detalles pueden hacer que la estadía sea maravillosa o una pesadilla. La comodidad de una cama hasta la disponibilidad de WI-FI y de enchufes apropiados parecen detalles obvios en la actualidad, pero no siempre funciona correctamente en todos los hoteles o ni siquiera están disponibles.

La amabilidad del personal del hotel: Es importante resaltar el entrenamiento de cada una de las personas que trabajan en los hoteles. Son verdaderos profesionales del rubro, sin excepciones, por lo que deben recibir la capacitación necesaria para hacer que la estadía de los huéspedes sea placentera. No es necesario que tengan una sonrisa las 24 horas del día, pero sí es vital que sean siempre educados.

El desayuno incluido: Básicamente es uno de los servicios que ofrecen la mayoría de los hoteles (hasta los más pequeños) como una opción incluida en el precio de la habitación. Sin embargo, no siempre es así. Para nuestro hotel ideal queremos desayuno incluido sin excepciones, lo más abundante posible, sin necesidad que sea un “desayuno continental”.

Nuestro hotel ideal no es un hotel de ficción. Por el contrario, es un hotel en que cualquier tipo de huésped se va a sentir cómodo y seguro, con las sabanas y toallas más limpias y perfumadas (ver las técnicas de limpieza de textiles industriales en https://ellucero.com.ar/lavadero-jeans.php), el café más aromático y las habitaciones impecables, sin lujos pero con esos detalles que nos hacen sentir como en casa.