El boom de las pequeñas tecnologías aplicadas al sector del turismo familiar

En esta entrada haremos referencia a las bondades y ventajas de la tecnología para nuestro sector, pero no en relación a grandes soluciones disruptivas, sino a aquellos pequeños artefactos que hacen la diferencia en épocas de crisis. Y sobre todo para las pequeñas o medianas empresas que se desarrollan en el sector.

 

Sin duda, la incorporación de grandes sistemas de vigilancia y control, alarmas de incendios o sistemas de TV, ofrecen una diferencia notable con respecto a la competencia y ventajas en todo el proceso de negocio. Este tipo de tecnologías, pequeñas y efectivas a la vez, atrae a los visitantes que la relacionan automáticamente con comodidades y rapidez en las distintas prestaciones.

 

En este sentido, existen todavía algunas alternativas más modestas y específicas, pero no por eso menos importantes o determinantes en el servicio, que también pueden ser un diferenciador importante con respecto a otras opciones en el mercado.

 

Por ejemplo, la incorporación de maquinaria para panadería y panificados, para poder brindar un desayuno único, fresco y de calidad a nuestros huéspedes o un software específico para nuestro hotel, que brinde una respuesta personalizada e íntegra en la estructura y organización del negocio, se trata de detalles que pueden colaborar fuertemente para lograr una identidad única.

 

Sumar equipos en la cocina para la preparación de alimentos, desayunos y comidas en general es una tendencia en el sector, ya que permite, en tiempos económicos difíciles, una forma de destacarse con respecto al resto de las ofertas, a través del branding y a construcción de marca.

Lograr esa diferencia a través de la propuesta culinaria es una excelente opción. En efecto, se trata de ofrecer sabores únicos, que den cuenta de nuestra marca, algo que puede comenzar con la contratación de un chef, quien lidere los esfuerzos, a través de su “toque personal” en los menús. Una idea que puede incorporarse es sin duda el original toque de branding aplicado a los olores. El marketing de perfumes es sin duda una apuesta interesante, que no necesariamente implica mayores inversiones.

Los olores más agradables, con respecto a la cocina, seguramente son aquellos que nos connotan fragancias a lo “hecho en casa”, como el que desprende un pan recién horneado, el café o incluso una mezcla de aromas, provocado por condimentos simples en una salsa.

 

Recibir a nuestros huéspedes al comenzar el día, con estas sensaciones, es una forma sin duda de atraer y agradar a los sentidos y provocar sentimientos agradables, que quedaron en la memoria y relacionarán a nuestro hotel o lugar de descanso con sus mejores recuerdos.

 

Estos pequeños detalles pueden lograrse invirtiendo en una maquina de cafe industrial, en una cortadora de discos de empanadas o una amasadora industrial, que permitirá distinguirnos a través de una clase de alimento o menú especial, que esté alineado con nuestra identidad de marca.

 

Recordar a un lugar por el olor de su café o el sabor y calidad de las empanadas o las pastas que allí se sirvieron son rasgos pequeños, pero que pueden resultar importantes en el registro de nuestros clientes y una razón -a veces inconsciente- que hace que nos recomienden a amigos, colegas y familiares.

La importancia de una buena oferta gastronómica en los hoteles

En cualquier negocio exitoso es fundamental buscar siempre la forma de dar un valor agregado al servicio que se ofrece para poder seguir destacando entre la competencia que suele aparecer. Esto es puntualmente importante en la hotelería, ya que la oferta crece y la demanda no suele acompañar por igual en todas las temporadas. Los hoteles que son capaces de sortear los meses de menor turismo han encontrado varias opciones para sumar a sus instalaciones y asegurarse de seguir siendo relevantes incluso en visitas de fin de semana, buscando atraer a nuevos huéspedes con servicios de spa o actividades que inclinen la balanza a su lado a la hora de elegir dónde hospedarse.

La oferta gastronómica en los hoteles es sumamente importante para la mayoría de sus clientes: aun si están ubicados en zonas céntricas y con fácil acceso a restaurantes, para muchos huéspedes contar con un menú competente sin tener que moverse apenas se levantan es un diferencial importante para decidir por un hotel sobre otro. Y para los dueños de los establecimientos, poder estar a la altura de las expectativas es tan difícil y costoso como se desee.

Si bien muchos optan por tener un staff de chefs, panaderos, pasteleros y demás  a disposición, puede resultar una opción no muy rentable durante los meses de menor movimiento. Para aquellos que no cuenten con esta posibilidad, hay varias formas de poder acceder a este servicio extra y sin necesidad de generar una nueva estructura dentro del esquema de negocio que se maneje.

Tomar ventaja de la amplia variedad de productos congelados en Argentina es un movimiento hábil y que puede cambiar completamente el nivel de un menú.  Abastecerse de pizzas y empanadas para ofrecerlas como un menú globalmente aceptado como servicio a la habitación no sólo no requiere siquiera tener un espacio destinado a un comedor y puede ser la gran salvación de un turista que llega hambriento después de un largo día, dejando un margen favorable no sólo en la economía del hotel sino en la experiencia del usuario.

Sin embargo, es sabido que uno de los diferenciales en los que muchos turistas se fijan es en la opción de tener un desayuno incluido, por más sencillo que sea, para poder asegurarse la primer comida del día apenas se levantan y antes de encarar su itinerario.

Tener un buen proveedor de café, ofrecer una buena variedad de tés y algunos jugos de frutas naturales son la base para comenzar y sumar panes, medialunas y facturas congeladas que sólo llevan unos minutos de horno para dar la sensación de estar recién horneadas.

Es importante buscar un distribuidor confiable que asegure la mejor calidad de productos y pueda encarar el abastecimiento regular del lugar, y tomar esta adición de servicio como una inversión que puede resultar altamente beneficiosa.

Productos como cereales, frutas de estación y lácteos también son siempre bienvenidos para ampliar las opciones entre las cuales las personas podrán elegir y cuanta más variedad haya, mejor será la experiencia del huésped y más posibilidades habrá de fidelizarlo para su próxima estadía.

 

Opciones en cocina española para los que viajan a Buenos Aires

Nos gusta pensar en la ciudad de Buenos Aires desde las características criollas que habitualmente le atribuimos, a veces de forma caprichosa, olvidando además que muchos de los elementos que conforman el ser y el sentir porteño son, en rigor, internacionales; como la cocina española, por ejemplo.

 

Tomemos como ejemplo al Restaurante Lalín, de hecho uno de los más conocidos en el circuito de la cocina española de la ciudad, y veremos que casi todos los elementos que conforman su esencia son también parte de nuestra ciudad. Sus sabores son típicos de España, es cierto, pero a través de la inmigración durante comienzos del siglo XX también se han transformado en nuestros, y en buena parte definen nuestro paladar en términos de apetencias y desagrados.

 

Es decir que, en principio, no todos los turistas que viajan a nuestra ciudad se dirigen sin escalas a la parrilla más cercana, sino que también buscan otras opciones típicas. La carne, desde luego, sigue siendo la alternativa más buscada, eso es imposible negarlo. Basta ver las estadísticas para verificarlo. Sin embargo, la cocina internacional, y dentro de este apartado la cocina española, también con opciones que atrae al público, no solo al extranjero, sino también al que llega desde el interior del país.

 

 

Tal como puede verse en el siguiente enlace, con algunos de los platos de la cocina española más conocidos: https://restaurante-lalin.com.ar/comida-espanola/, sus sabores también son parte de nosotros, y como tales deberían ser difundidos para su consumo entre el turismo. Por suerte, la ciudad no solo se jacta de su larga tradición en la cocina española, sino que además tiene excelentes ejemplos para probarlo.

 

La gran mayoría de ellos son restaurantes típicos, bodegones y otras posibilidades en materia gastronómica que se sostienen desde hace décadas, cuando no desde los inicios mismos de la inmigración española. Naturalmente, los principales interesados dentro del turismo en visitar estos restaurantes son los españoles, ya que a menudo la cocina que ofrecen estos establecimientos cuenta con platos tradicionales de España pero con una vuelta de tuerca que admite, por ejemplo, la incorporación de productos típicos de la Argentina.

 

No es este el lugar para recomendar tal o cual restaurante, ya que nuestra intención es simplemente señalar la increíble oferta gastronómica que Buenos Aires tiene para brindarle a quienes la visitan. La cocina española, a menudo vista de reojo por los gurús del turismo, es y seguirá siendo en el futuro uno de los pilares gastronómicos de la ciudad; algo que las autoridades dedicadas a la promoción y la difusión harían bien en atender.

 

Desde nuestro pequeño espacio aprovechamos para celebrar y honrar a todos los restaurantes españoles que, cada uno a su modo, siguen homenajeando los sabores de su tierra pero también incorporando productos típicos de nuestra región, logrando así un tipo de fusión única que se destaca por su estupenda variedad.

 

El público, que frecuentemente se adelanta a las tendencias, ya lo sabe desde hace años, y es por eso que los grandes restaurantes españoles de la ciudad están entre los más exitosos del golpeado sector gastronómico de nuestro país.