Recorrer el mundo y en moto, un viaje al paraíso

Viajar por el mundo es seguramente uno de los sueños compartidos de buena parte de la humanidad. Y dentro de esta preferencia existe a su vez, un nicho muy interesante y no siempre tenido en cuenta o explotado lo suficiente por la industria del turismo: los motociclistas. Se trata, sin duda, de un grupo de gente cuyos códigos los vuelven particularmente interesantes y singulares. Los amantes de las motos adoran juntarse, compartir experiencias y viajes realizados con sus amados vehículos. Particularmente, un subgrupo selecto dentro de este gran conjunto, adora viajar y recorrer territorios. Osea no se trata de pasear o conocer lugares nuevos, sino de hacerlo además arriba de una moto. De hecho un argentino, figura en el libro Guiness como el autor del “Viaje más largo de la historia en motocicleta”. Basta pensar en el Rally de Motocicletas más importante del mundo para dimensionar de qué estamos hablando. Este evento se realiza en agosto en Sturgis, Dakota del Sur y reúne aproximadamente a más de medio millón de visitantes. Si estás pensando en recorrer el mundo en una moto, necesitarás seguramente mucho menos que otros viajeros: el equipaje es por definición, mucho más liviano y los requisitos se reducen notablemente. Los lugares para dormir y comer son los únicos puntos en este sentido que deben preocuparte.

Quizá el único punto que resulta particularmente importante es el de la mecánica y mantenimiento de las motos. Resulta imprescindible conocer los lineamientos y las características generales de estos aparatos para poder emprender una iniciativa de viaje de este tipo con éxito. Un buen comienzo es empezar por averiguar por un curso de motos a medida, que sirva para iniciarse en este rubro.

Resulta llamativo que, a pesar de que estos vehículos son tan variados, diversificados y han evolucionado tanto en su funcionamiento, no existe en la misma proporción profesionales especializados en estos arreglos, obviando, incluso, su potencialidad como salida laboral. Como sea, si la decisión es viajar en moto, conocer las cuestiones básicas de su marcha es un requisito esencial para el éxito de toda la travesía. Por supuesto, inmediatamente después, vendrán las cuestiones relacionadas con el equipamiento necesario del viajero (un punto fundamental siendo que será prácticamente el propio cuerpo el destinatario de los cambios climáticos y situaciones o alteraciones en el ambiente).

Por su parte, las medidas de seguridad son, no por obvias,,menos importantes, y siempre vale la pena tenerlas presentes. Desde la ropa, incluyendo los zapatos, pasando por el casco, todo debe ser debidamente considerado. Otro punto será, naturalmente, la preparación de los recursos que deberán incluirse como equipaje, desde las provisiones, pasando por mudas de ropa, GPS y mapas, hasta las mínimas herramientas necesarias en caso de imprevistos o fallas mecánicas.

Nuevamente, poder formarse en centros especializados como el Instituto ITM permitirá anticiparse a posibles problemas. Claro que poder prever estos inconvenientes no es la principal razón para tomar una capacitación de este estilo, sino también porqué no, animarse a armar y preparar al vehículo que llevemos. Esta posibilidad no solo asegura una seguridad y confianza óptima con respecto a la mecánica de la moto que se utiliza, conociendo sus puntos débiles y fortalezas sino que además resultan en una actividad placentera, que sumará aún más satisfacción a todo el recorrido.

Cuáles son los mejores lugares para bucear en Argentina

Nos gusta hablar sobre el turismo en la Argentina, y en esta ocasión haremos foco los viajes de buceo. ¿Sabías que en el país existen algunos sitios que propician esta práctica? Contactamos a DiveCenter, una escuela de buceo que habitualmente organiza este tipo de viajes entre aficionados, para que nos ayuden a contarte cuáles son los mejores sitios en la Argentina para dar rienda suelta al buceo. Veamos.

Si bien no podemos comparar las profundidades argentinas con las opciones que por ejemplo hay en México, Indonesia, Australia, Cuba o República Dominicana, por mencionar algunos de los más encantadores destinos para buceadores; sí podemos decir que el territorio argentino dispone de buenos sitios para esta disciplina.

Desde la mencionada escuela que ofrece cursos de buceo para principiantes y practicantes más avanzados nos cuentan que en nuestro país hay opciones diversas, desde aguas cálidas hasta aguas frías, opciones cerca de Capital Federal y otras un tanto más alejadas. Ahora sí lo prometido, los mejores sitios para bucear en la Argentina.

Una opción cerca de la Ciudad de Buenos Aires es Mar del Plata. Este viaje de poco más de 400 kilómetros nos conduce a la “ciudad feliz”, tal como se la conoce, que dispone de cerca de 10 puntos de inmersión que están alejados de la costa. Allí es posible ver rayas, anchoas, anémonas, y salmones. En ocasiones es posible cruzarse con algún hipocampo, aunque esto no sea muy frecuente. Para tener en cuenta: entre octubre y diciembre la temperatura del agua se ubica entre los 12 y los 18 grados centígrados, sube al rango de los 18-23 grados entre diciembre y abril, y entre mayo y septiembre hay bajas temperaturas, por supuesto.

Siguiendo por la línea del Océano Atlántico nos encontramos con Las Grutas, otro buen destino para bucear. En rigor, se trata de uno de los sitios más elegidos entre los que bucean en la Argentina, pues el mar de Las Grutas se destaca por contar con aguas más claras y más cálidas respecto a las de ciudades bonaerenses como Mar de Plata. En las inmersiones es posible nadar junto con peces, estrellas de mar, moluscos… y muchas algas. En ocasiones, con algo de suerte es posible cruzarse con delfines y lobos marinos.

En viaje hacia el sur aparece una de las ciudades más emblemáticas del turismo argentino, Bariloche, que también ofrece atracciones para los buceadores. En la zona se puede bucear en Villa Tacul, Playa Bonita, en Arroyo La Angostura, entre otros sitios encantadores. La mejor temporada para hacer es entre los meses de noviembre y abril, debido al ascenso de la temperatura en estos meses.

En el extremo sur del mapa argentino, en la provincia de Tierra del Fuego, también es posible disfrutar de buen buceo. De hecho, buzos de diferentes lugares del mundo llegar hasta el Canal de Beagle para aprovechar esta gran experiencia, con la posibilidad de ver centollas, grandes algas, e incluso naufragios. Es importante tener en cuenta que las inmersiones en este sitio deben realizarse con equipos especiales, teniendo en cuenta las bajísimas temperaturas.

Para el último turno queda Puerto Madryn que es, acaso, el mejor sitio argentino para bucear, según coinciden los expertos en esta práctica. En rigor, se trata de la Capital del Buceo en Argentina. En la zona hay golfos con intensa vida marina y hermosos paisajes bajo el agua. Sin dudas imperdible.

Viajeros-deco: Las mejores tiendas de diseño y decoración para visitar en Buenos Aires y alrededores

Como sabemos, el turismo es un ámbito súper versátil. Esta versatilidad está dada por la variedad de gustos de (¿quién más?) los turistas. Entre la amplísima viña de preferencias están aquellos que, al viajar, desean con fervor visitar las tiendas de diseño y decoración en cada una de las ciudades en las que hacen pie. Para ellos, en esta nota hablaremos de los mejores locales para visitar en Buenos Aires y alrededores, dedicados a la venta de muebles, objetos de diseño, accesorios deco, y más. Desde preciados objetos artesanales, pasando por muebles de aluminio para exterior, hasta las muy buscadas propuestas minimalistas. Los invitamos a este recorrido con recomendaciones especialmente destinadas a los viajeros-deco que llegan a Buenos Aires.

Laura O: Se trata de un proyecto a cargo de la reconocida interiorista Laura Orcoyen, que se estira en un espacio ubicado en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, en la calle Godoy Cruz 1575. Eso sí: hay que tener en cuenta que sólo se atiende con cita previa, en un atelier que está en una encantadora mansión (que ciertamente fue diseñada por el esposo de Orcoyen, el arquitecto Pablo Sánchez Elía). En Laura O es posible encontrar muebles, accesorios como saleros y pimenteros, hasta sábanas. En todos los casos se apuesta por materiales locales.  Una visita que sin dudas es encantadora. Hay más información en laurao.com.

Hierro Estilo: Acaso con menor glamour que la anterior propuesta, aunque con muebles que sin dudas son encantadores para los amantes del hierro y lo vintage. Este local se encuentra en la calle Italia en Tigre, una arteria que concentra una gran oferta de comercios del rubro. En el sitio hierroestilo.com.ar es posible conocer los detalles de los muebles que allí ofrecen, desde mesas y sillas para jardín, bancos de plaza, columnas de hierro, y más. Ideal para combinar con un paseo por los puntos más atractivos de Tigre, un paseo en lancha y una buena comida en uno de los restaurantes con vista al río. Para desprevenidos, el Municipio de Tigre se encuentra en el corredor norte del Gran Buenos Aires, a pocos minutos de la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

Net Muebles: Los que gustan de los diseños minimalistas encontrarán en esta tienda un sitio perfecto. También en Palermo, es un desarrollo del arquitecto Alejandro Sticotti. Hay muchos muebles y accesorios que coinciden con la filosofía de que “menos es más”. En sus productos abunda la madera y otros materiales naturales. Para visitarlo hay que ir hasta la calle Godoy Cruz al 1740. Naturalmente, una buena idea es visitar en un mismo paseo este local y el de Laura Orcoyen.

Not to be understood: Se trata de un local-taller ubicado en el barrio de Villa Crespo, justo frente a la cancha del club de fútbol Atlanta. Funciona detrás de una cortina de chapa que cuando se descorre muestra el trabajo de Jessica Trosman. Allí se consigue ropa de estilo moderno, en un ambiente que los amantes del diseño sabrán apreciar. Hay más información en jtbyjt.com.

Arandú: Nuestra última recomendación para los viajeros-deco que llegan a Buenos Aires es este local (en verdad tienen tres locales en la ciudad) dedicado a las artesanías argentinas. Allí es posible conseguir platería criolla, hasta botas de montar, indumentaria de campo, incluso alpargatas. También hay accesorios para asadores. Un lindo lugar para conocer, y también para comprar algún regalo regional.

Las mil caras de la ciudad de Buenos Aires

La ciudad de Buenos Aires es famosa no solo en Argentina sino en todo el mundo por sus hermoso edificios de distintos estilos europeos, por su maravillosa gastronomía, por la oferta cultural muy variada y por muchas otras características que la distinguen dentro de las capitales de América del Sur. Sin embargo, en la actualidad también se destaca por ser el destino de muchas personas que se mudan para hacer un cambio de vida, o que llegan hasta aquí para invertir en bienes raíces en algunos de sus 48 barrios oficiales.

No es una novedad que invertir en inmuebles en nuestro país es una de las opciones de inversión más populares debido a la historia de nuestra economía y las costumbre heredadas de nuestros ancestros que pensaban que era la mejor forma de ahorrar. Sin embargo, hoy también invierten en Buenos Aires muchos extranjeros.

Los habitantes locales que invierten en inmuebles ubicados en la ciudad de Buenos Aires lo hacen en su mayor parte como vivienda familiar, mientras que otros como inversión. Estos últimos, en general luego alquilan ese inmueble. Sin dudas, en la actualidad el alquiler de una casa en Buenos Aires Izrastzoff puede ofrecer una renta muy útil para cualquier tipo de inversor. Casas, departamentos a estrenar, y hasta los famosos PH, son todas oportunidades inmobiliarias que representan una inversión segura para los argentinos y para los extranjeros.

Por otro lado, no debemos olvidarnos de las personas que se mudan a la ciudad de Buenos Aires desde el interior del país o de países de América Latina para buscar trabajo y para estudiar. Para la industria inmobiliaria estas personas representan clientes con la necesidad urgente de una vivienda para comprar o alquilar. El alquiler en este caso puede ser tradicional con contrato por dos años o temporal, un área de la industria que continúa creciendo.

Los barrios más elegidos

En realidad, para decidir sobre barrios favoritos en Buenos Aires primero tenemos que hablar de los que los eligen. Todas las áreas de la ciudad están muy pobladas, pero naturalmente algunos barrios son elegidos para vivir por razones especificas como es la cercanía con el trabajo o al lugar de estudio. Los extranjeros que eligen vivir en la ciudad de Buenos Aires por un tiempo generalmente eligen barrios de ubicación estratégica, con disponibilidad comercial y actividades culturales alcance de la mano. Esta opción no solo es para los habitantes internacionales, los locales con mayor poder adquisitivo también eligen tener todas las comodidades posibles, y para eso es necesario comprar o alquilar una vivienda en ciertos barros de la ciudad. Un ejemplo de esto son los departamentos en venta en Barrio Norte (https://www.ibr.com.ar/ver-departamentos-venta-barrio-norte) que aunque tienen precios muy elevados son bastante requeridos por las ventajas que ofrece este icónico y tradicional barrio de Buenos Aires.

Turismo en Buenos Aires: Sitios sorprendentes para comer en la ciudad

Quienes vivimos en Buenos Aires usualmente pedimos empanadas y pizza un sábado por la noche, o bien un delivery de sushi, ahora que los rolls y los naguiris se han afincando en el paladar de los argentinos. Pero aquellos que llegan a esta ciudad como turistas desean vivir experiencias diferentes, cautivantes. Y Buenos Aires no los decepciona. ¿Imaginás comer en un templo budista, o dentro de un convento? ¿Acaso en las instalaciones de un centro médico convertido en restaurante? En lo que sigue repasaremos algunos de los sitios más sorprendentes para comer en Buenos Aires, Capital Federal, ideal para los miles de turistas que llegan cada año a esta ciudad.

Como anticipamos, una de las opciones es un almuerzo en un centro médico. Pero no se trata del clásico restaurante dentro de un hospital, sino de un encantador restaurante que lo encontramos detrás de la fachada del Instituto Argentino del Diagnóstico, en la calle Marcelo T. de Alvear al 2439. Allí hay faroles, una fuente de agua, un patio central muy bello y un piso adoquinado, un conjunto que dibuja una postal parisina. Sí, hay pacientes y trabajadores del centro médico, pero es bellísimo para un almuerzo o para la hora del té.

 

¿Qué tal comer dentro de un convento? En el centro porteño, en San Martín y Viamonte, accedemos a un lindo bar y restaurante que funciona en el patio y en uno de los arcos del Monasterio Santa Catalina de Siena. Con un eminente aire colonial, “El Claustro” (así se llama el proyecto gastronómico) ofrece comida saludable y a buen precio. Pero lo mejor es estar algo al margen del bullicio de la ciudad, y disfrutar de una experiencia que sin dudas es bien diferente a lo tradicional.

Los amantes de los platos orientales, acaso los turistas que ya hayan visitado un restaurante de sushi en Palermo y desean ir un paso más allá en esta cultura, pueden sumarse a la experiencia de cenar en un templo budista. Tal como has leído. Se trata de “Furaibo”, en la calle Adolfo Alsina 429. Abre de martes a jueves en horario de la noche, y además de poder comer allí en el sitio funciona en forma activa un templo budista. Así, mientras se come en ocasiones se oyen los rituales en los salones vecinos, creando una atmósfera sin dudas encantadora, y que vale la pena vivir. Por supuesto, encanta también su decoración tradicional japonesa. No falta el sushi, aunque hay varias opciones en el menú.

Para finalizar hablaremos de una experiencia que sin lugar a dudas es bien diferente: comer en Buenos Aires en un restaurante flotante. Hay que decir que se trata de además de una experiencia algo exclusiva, considerando el precio que hay que pagar: la experiencia cuesta cerca de 25 mil pesos. ¿Qué incluye? “Kiria” tiene una única mesa para diez comensales, con una increíble estructura vidriada que ofrece una vista encantadora de Puerto Madero. El menú está a cargo del chef Matías Céspedes, ex Sous Chef Ejecutivo del hotel Sheraton de Pilar. Para llegar a este particular y oneroso sitio hay que bajar por la rampa al sector de amarras del dique 1 en Puerto Madero. La dirección exacta es Rosario Vera Peñaloza y Camila O’ Gorman.