Traslados eficientes para viajes de negocios

Viajar es sin duda una de las actividades más placenteras para la mayoría de las personas, independientemente de su edad o país de origen. Involucra acciones que relacionamos positivamente, como encontrar lugares originales, tener nuevas experiencias y conocer personas y costumbres. Sin embargo, independientemente de si se trata de un paseo motivado por trabajo o placer, hay un aspecto que puede resultar engorroso: los traslados a Ezeiza o hacia la terminal de Retiro de la Ciudad Autónoma de Buenosa Aires. En ciertas ocasiones puede convertirse en una verdadera odisea. 

 

En efecto, el tránsito, el movimiento y la actividad diaria hacen que moverse -sobre todo desde y hacia la Capital Federal- pueda transformarse en un verdadero dolor de cabeza y complicar los planes de llegar a tiempo. Marchas, cortes de tránsito -programados o no- y otros imprevistos son moneda corriente en esta urbe y amenazan a cualquier previsión de horario por más holgada que sea.    

 

Los hombres o mujeres que recorren una ciudad como neófitos o con poco conocimiento del paisaje o las calles pueden encontrarse ante situaciones casi desesperantes, fruto del estrés que ocasiona una demora prolongada en las calles, ante la necesidad de cumplir con un horario pautado. El año pasado, los “piquetes” en las calles de la ciudad registraron su pico más alto en una década. Concretamente se contabilizaron 796 piquetes, de acuerdo al informe del Observatorio de la Movilidad, de la Secretaría de Transporte porteña y el Instituto del Transporte de la Universidad de San Martín, que miden estas interrupciones. 

 

 

Por supuesto, el consejo de oro, como en cualquier lugar del mundo, es llegar 3 horas antes al aeropuerto para prevenir cualquier demora o problema que pueda surgir. Pero no exageramos si recomendamos, en el caso de Buenos Aires, hacerlo con todavía más antelación. Por eso una buena opción, fundamentalmente en el caso de las empresas y los viajes de negocios, es considerar la posibilidad de delegar esta parte del viaje en empresas especializadas en traslados y viajes. 

 

Es decir no se trata de contratar un servicio con sólo una búsqueda como “taxi Ezeiza”, sino de indagar sobre los antecedentes y la experiencia de una compañía que se dedica a esta actividad. En efecto, optar por contratar a estas firmas para delegar los traslados del personal que deben de emprender un viaje corporativo es una buena opción debido a la dinámica actual de esta ciudad.

 

Conocer los caminos con menor tránsito y esquivar las zonas donde se concentran los cortes, es sin duda información determinante para optar o no, por un recorrido específico para llegar a destino, que poseen los conductores habituados a estos recorridos y situaciones. Así como también un conocimiento profundo y experto sobre reglas de tránsito, sentido de las calles y posibles “atajos” de viaje.

En el caso de los viajes de negocios es imprescindible tener en cuenta estos factores porque perder una reunión o un evento empresarial puede afectar y negativamente, a la actividad y los procesos de negocios más básicos de una compañía.

Propuestas naturales, un impulso especial para el turismo

El turismo es uno de los pocos sectores que, a pesar de la crisis económicas y los problemas relacionados con esta coyuntura, logra mantener su importancia e incluso crecer con respecto a otras actividades. La versatilidad de oportunidades y propuestas permiten ofrecer diferentes y renovadas opciones para los distintos públicos. Y es que se trata de un área cuyo abanico de posibilidades abarca desde sus proyectos masivos, hasta ideas más dirigidas y específicas para hombres y mujeres, con gustos o preferencias muy particulares.

En esta tendencia, las propuestas relacionadas con la cosmética natural argentina encuentran nuevos y originales espacios para presentar sus productos. Efectivamente, existe un sector de viajeros ligados o interesados en experimentar paseos por paisajes agrestes, senderismo o navegación.

Se trata de un público que busca fundamentalmente planes originales y diferentes, basados en estos motivadores como punto de partida de itinerarios específicos y cuyo tema constante está vinculado con estos aspectos. Cuidado y respeto por la naturaleza, conservación del medioambiente y espacios abiertos ganan protagonismo y se ubican en el primer lugar de las preferencias.

El nivel de compromiso con estos tópicos de estos hombres y mujeres es profundo, por lo que exigen por ejemplo, cuidado y respeto por las normas que apuntan en este sentido, en los hoteles o restaurantes que visitan. Sin dejar ningún detalle librado al azar. La forma en la que se reciclan o descartan los residuos en los diferentes sitios es también un punto que no escapa a la atención de estas personas, que suelen implicarse en todos los aspectos de su estadía.

Por eso, una tendencia que está manifestándose es la de llevar como recuerdo del país visitado un souvenir o regalo que mantiene esta misma intención. Todos los productos que se obtienen a través de materias primas derivadas de plantas, frutos, flores o semillas naturales caracterizan a estos elementos y resultan muy atractivos para este segmento.

Para estas personas se trata de una forma de vida elegida y consciente, que se muestra en diversos aspectos de las opciones preferidas al contratar un servicio turístico. Desde el lugar donde se descansa, pasando por los lugares que se visitan hasta la forma de trasladarse de un destino a otro, todo está teñido por este interés y verdadera preocupación por el mantenimiento de la naturaleza.

Una búsqueda como “agua termal preciono es suficiente para que estos turistas opten por un regalo así, sino que además la mercadería debe ser elaborada, conservada y distribuida, atendiendo procesos cuidados, especiales y optimizados para conservar la máxima calidad de todas las propuestas.

La elección de este tipo de obsequios lejos de ser un capricho o moda pasajera, forma parte de una opción mucho más profunda como mencionamos al principio de esta nota, que seguramente llegó para quedarse y que se manifestará con más fuerza con el correr del tiempo. Esto porque la conciencia sobre el cuidado del planeta y la conservación de la flora y fauna de nuestro entorno es un tema que promete seguir creciendo en preferencias e influencias. Ya no solo en el sector turístico, sino también en prácticamente todas las industrias.