Que se necesita para organizar un evento exitoso durante un viaje de trabajo

Viajar es una de las cosas más gratificantes que se puede hacer en la vida. Sin embargo, no todas las veces que lo hacemos es por motivos de placer, muchas veces tenemos que trasladarnos por trabajos. Y si bien en esos casos tal vez no haya mucho tiempo para actividades recreativas, no significa que la experiencia no deba ser positiva.

Quienes han tenido que organizar conferencias que suceden en el medio de un viaje de negocios saben lo importante que es que todo salga bien. Es por eso que es súmamente necesario contar con todas las cosas necesarias para que este este sea un éxito. No es una mala idea buscar el mejor asesoramiento sobre los equipos que pueden hacer falta, como los que se encuentran en esta página: https://proyecciones.net/

Lo primero que se tiene que saber es con cuánto presupuesto se cuenta para toda la organización. Teniendo en cuenta que este sería un evento en otra ciudad (u otro país), se necesita pagar el viaje y la estadía de los empleados que sean parte de esta conferencia. Una vez que se tenga en claro, se puede empezar a tener en cuenta otros aspectos.

Para crear una presentación dinámica se debe establecer cuál es el propósito de la misma. No es lo mismo hacer una celebración por un hito que una presentación de un producto, ya que el primero puede ser mucho más informal que el segundo. Los contenidos que surjan a través del tema que se va a comunicar son los que van a determinar si se trata de algo multitudinario o si son apenas unas personas las que van a estar presente. Eso es importante para establecer cuál es el equipo de sonido para salones de conferencias se debe alquilar, ya que el incorrecto puede hacer que la calidad del audio sea mala o que parte del público no escuche nada.

Teniendo en cuenta que muchas de estas cosas tienen que estar listas para el momento en donde la comitiva llegue a destino, es fundamental que cosas como el alquiler de la sala donde se va a hacer el evento, el equipamiento de sonido mencionado anteriormente, los proveedores de catering y los posibles expositores de la jornada estén contratados y confirmados antes de salir del lugar de origen. La manera más fácil, efectiva y exitosa de no dejar nada de lado es mediante una lista de tareas. Puede sonar sumamente obvio, pero en ocasiones como estas no se puede dejar nada al azar.

Sabemos que siempre es gratificante recibir un regalo, por lo cual no es una mala idea agasajar a los invitados con presentes corporativos que ayuden a recordar la temática de la cual se habló en el evento (este es otro de los puntos que deben tenerse en cuenta a la hora de revisar el presupuesto).

Organizar un evento de estas características en medio de un viaje de trabajo es una tarea ardua y extenuante, pero la atención al detalle y la posibilidad de hacerlo en un ambiente diferente al del día a día hacen que este esfuerzo valga la pena.

¿Cómo preparar mi auto para hacer un viaje un viaje largo?

Estamos acostumbrados a pensar a los viajes en auto como trayectos de un par de horas, incluso de un día según cual sea nuestro destino. Sin embargo, hay aventureros que quieren empujar los límites y quieren hacer en cuatro ruedas algunos recorridos que suelen hacerse en avión. Recorrer miles de kilómetros significa estar durante días o incluso semanas dentro de un vehículo.

¿Existe un auto ideal para hacer un viaje de este tipo? Si uno lo analiza un poco, debería depender de la distancia que se quiera hacer; en definitiva no es lo mismo un viaje desde Buenos Aires hasta Comodoro Rivadavia que una travesía desde Alaska hasta Ushuaia. Las personas que suelen hacer este tipo de viajes no tienen una respuesta definitiva sobre cuál es el auto ideal para estas travesías. Hay quienes prefieren piensan que la mejor opción es una camioneta 4X4 ya que la tracción de las cuatro ruedas les da la tranquilidad de moverse por diferentes caminos, incluso aquellos que no están pavimentados. Otros creen que las casas rodantes reducen la necesidad de gastar dinero en paradas para comer o dormir. Incluso hay quienes sientan que un automóvil es suficiente para estos viajes (incluso hay casos de personas que fueron desde Argentina a Estados Unidos en un Ford Falcon o un Citroen 3CV). La realidad es que el auto ideal es el que uno tenga disponible en el momento en que se decida a hacer el viaje, no importa si se trata de un 0 Km o uno que haya pasado recientemente por el sacabollos de autos.

Como en todo viaje, lo mejor es contar con un auto en buenas condiciones. Lo ideal es hacer un chequeo completo del auto antes de salir. Sabemos que no va a suceder que una persona salga a la calle para empezar el viaje y se de cuenta que debería haber llevado el vehículo al mecánico o que alguien tome Panamericana y o que alguien decida que antes de continuar tendría que llevar el auto a un taller chapa y pintura por Zona Norte, pero siempre es mejor recordar que mientras antes se hagan los chequeos técnicos, va a haber mucha menos posibilidad de problemas a mitad de camino.

Lo importante es este tipo de viajes es estar preparado para cualquier problema que pueda haber en el camino. Como en cualquier viaje de ruta, es obligatorio contar con los implementos de seguridad que se suelen exigir en varios países (caja de herramientas, triángulo baliza, gato hidráulico y rueda de auxilio) y los documentos obligatorios (DNI, registro de conducir, cédula verde o azul y último seguro pago).
También es conveniente contar con ropa suficiente para la cantidad de días que dure el viaje, planificar la ruta que se va a tomar y calcular cuanto dinero se va a necesitar cada día. Si el viaje va a cruzar varios países es conveniente averiguar el precio del combustible, alojamiento y comida es esos lugares.

Pueden existir miles de razones para hacerla y cientas de cosas que tenés que tener en cuenta, pero lo más importante de todos es que tengas ganas de hacer esta aventura.

El turismo se beneficia por la tendencia de los “viajes de salud”

Uno de los días más esperados del año es cuando empiezan las vacaciones. Luego de meses de trabajo arduo, el hecho de armar una valija y dirigirse a un destino turístico hace que el esfuerzo haya valido la pena. Sin embargo, no todas las vacaciones son iguales; hay quienes eligen dirigirse a lugares paradisíacos y olvidarse que existe el mundo, otros prefieren ir a destinos con importancia cultural o históricos y algunos solo necesitan estar en un lugar donde puedan relajarse. Sin embargo, existe una rama del turismo que se concentra en el bienestar personal a largo plazo: el turismo de salud.

En estos viajes, las personas se dirigen a destinos en los que se incluyan programas de bienestar o spas y durante varios días se someten a tratamientos como baños termales o de barro, masajes o incluso talleres de meditación. Así como hay personas que hacen turismo estético, donde viajan a ser atendidos por un cirujano plástico de otro país, los aficionados a los viajes de salud intentan desconectarse de la rutina diaria y renovarse para poder seguir su día a día.

El concepto de los “Beauty Trips” comenzó de esa manera: Aprovechando la diferencia cambiaria y la posibilidad de atenderse con profesionales altamente capacitados, personas de Europa o los Estados Unidos comenzaron a viajar a Argentina o Brasil para hacerse rinoplastias, mamoplastias y otras intervenciones estéticas. Con el tiempo, también empezó a incluir al turismo de salud que mencionamos antes.

Existen varios lugares en el mundo donde se puede visitar un spa. Hay cadenas que están dedicadas al bienestar corporal y quienes las visitan pueden realizar diferentes actividades relacionadas con el relax y el bienestar corporal. Existen hoteles con estas facilidades, establecimientos en las ciudades e incluso se pueden encontrar en cruceros. La idea de un spa es que su visitantes elijan una serie de actividades que pueden incluir masajes, baños especiales o terapias alternativas como piedras calientes o digitopuntura, entre otras. La ventaja que tiene es que se pueden hacer a la mañana y a la tarde se puede hacer una actividad turística clásica en el lugar donde se encuentre.

Y es cierto que muchos establecimientos con termas tienen la posibilidad de un spa, pero no todos los spas tienen termas. Esto se debe a que las aguas cálidas con alto contenido mineral que se ofrece en estos lugares emanan de fallas geográficas. Las aguas termales cuentan con numerosos beneficios: al elevar la temperatura del cuerpo se eliminan virus y gérmenes, mejora la oxigenación y la circulación sanguínea, además que ayuda a la eliminación de las toxinas. Hay sólo 25 países en el mundo que cuentan con termas, siendo algunas de las más famosas las que se encuentran en Islandia (Laguna Azul), Costa Rica (Aguas Termales del Arenal), España (Baños Termales de Fontcalda) y Japón (Aguas termales de Kusatsu). En Argentina, las termas más conocidas son las de Río Hondo, en la provincia de Santiago del Estero, y las de Cacheuta, en Mendoza.

Si necesitás desconectarte de la rutina diaria, el turismo de salud puede darte la posibilidad de conocer nuevos lugares y relajarte de una manera que no esperabas.